Cáncer de estómago

El cáncer de estómago o cáncer gástrico es un tumor maligno procedente de las células de la mucosa, que es la capa más interna de la pared de este órgano. A medida que el cáncer crece, penetra hacia sus capas más externas (muscular y serosa).

El estómago forma parte de la parte superior del sistema digestivo. Es un saco muscular que recibe la comida proveniente del esófago, se expande para contenerla y secreta el jugo gástrico que actúa sobre el proceso de digestión de los alimentos.

  • Edad: se presenta generalmente a partir de los 50 años.
  • Sexo: es más frecuente en hombres que mujeres.
  • Alimentación: Una dieta rica en alimentos salados y ahumados, y con escaso consumo de frutas y verduras.
  • Tabaquismo: Aumenta particularmente el riesgo de desarrollar cáncer en la parte superior del estómago, cercana al esófago.
  • Infección por Helicobacter pylori: La infección por esta bacteria es causa frecuente de úlceras pépticas.
  • Gastritis crónica atrófica: Condición por la que el estómago produce menos ácido gástrico.
  • Pólipos en el estómago: Los pólipos adenomatosos pueden convertirse en cáncer.
  • Anemia perniciosa: condición producida por el déficit de una proteína llamada factor intrínseco que secreta el estómago, lo que dificulta la absorción de vitamina B12.
  • Antecedentes familiares de cáncer de estómago.

Son inespecíficos, lo que normalmente retarda el diagnóstico del cáncer de estómago, por lo que es recomendable una evaluación si persisten por más de dos semanas. Pueden incluir:

  • Dolor en la parte alta del estómago.
  • Acidez o indigestión permanente.
  • Poco apetito.
  • Pérdida involuntaria de peso.
  • Sensación de saciedad a pesar de haber comido liviano.
  • Náuseas y vómitos constantes.
  • Vómitos, con o sin sangre.
  • Deposiciones de color negrusco tipo alquitrán.
  • Anemia.
  • Endoscopía: Utilizando un tubo flexible, se inserta una cámara para buscar signos de cáncer y, si es necesario, recoger una muestra de tejido del estómago para examinar al microscopio y determinar si hay presencia de células cancerosas.
  • TAC de abdomen, torax y pelvis: Una vez confirmada la enfermedad, se realiza para determinar su nivel de avance al observar si hay ganglios u otros órganos afectados y determinar la etapa en la que se encuentra (I, II, III o IV).
  • PET/CT: Es recomendable realizarlo en pacientes con tumores avanzados para descartar metástasis a distancia y evaluar respuesta a los tratamientos con quimioterapia.
  • Estadio I: El tumor compromete solo superficie de la pared del estómago.
  • Estadio II: El cáncer penetra a capas más profundas de la pared del estómago.
  • Estadio III: El cáncer compromete ganglios y puede penetrar todas las capas de la pared del estómago e invadir órganos vecinos.
  • Estadio IV: El cáncer se disemina a otras partes del cuerpo, como hígado y pulmón.

El tratamiento del cáncer gástrico debe ser realizado en un centro de experiencia y de alto volumen en el manejo de estos tumores, ya que lo que determina su éxito es la combinación de diferentes tipos de opciones terapéuticas, lo que se denomina tratamiento multimodal.

  • Tratamiento endoscópico: Sólo si el tumor se encuentra en una etapa muy inicial existe la opción de extirparlo mediante un procedimiento endoscópico.
  • Cirugía: El tipo de intervención quirúrgica va a depender de la etapa en que se encuentre la enfermedad. Puede realizarse la extirpación parcial (sólo la parte afectada por el cáncer) o total del estómago, si es que está más avanzado. En este último caso, se realiza también una conexión entre el esófago y el intestino delgado para posibilitar la circulación de la comida por el sistema digestivo. También pueden extraerse ganglios linfáticos para examinar si hay presencia de cáncer.
  • Quimioterapia: Puede administrarse antes de la cirugía con el fin de reducir el tamaño del tumor y así facilitar su extirpación, o después para eliminar células cancerosas que pudieran haber quedado (a menudo en combinación con radioterapia).
  • Radioterapia: Puede administrarse antes de la cirugía con el fin de reducir el tamaño del tumor y así facilitar su extirpación, o después para eliminar células cancerosas que pudieran haber quedado (a menudo se utiliza en combinación con quimioterapia). En personas con cáncer avanzado, se usa para aliviar síntomas de la enfermedad.
  • Terapia dirigida: Estos nuevos medicamentos están diseñados para bloquear el crecimiento y propagación de células cancerosas.

INCIDENCIA Y MORTALIDAD EN CHILE

Incidencia: En Chile, se registran más de 5.162 casos nuevos de esta enfermedad al año. (Fuente: International Agency for Research on Cancer, Globocan 2018).

Mortalidad: Cada año fallecen alrededor de 3.478 personas por este tipo de cáncer. (Fuente: International Agency for Research on Cancer, Globocan 2018).

Gire su dispositivo móvil Estimado usuario, nuestro sitio ha sido oprimizado para una visualización vertical. Gire su dispositivo y siga navegando.