Cáncer de labio

De alta mortalidad, el cáncer de labio representa el cuarto tipo en frecuencia de los cánceres de la cavidad bucal y su principal causa es la exposición solar crónica.

Se presenta en hombres más que en mujeres, sobre todo en quienes trabajan en las áreas agrícolas, de construcción y minería; es decir, en actividades al aire libre, siendo más recurrente en el labio inferior porque es donde llega de forma más directa el sol.

El cáncer de cavidad oral y labio presenta como principales factores de riesgo el consumo de alcohol y tabaco. Afecta, principalmente, a hombres fumadores entre los 45 y 65 años, si bien la proporción entre hombres y mujeres depende de los hábitos de consumo de la población. Se suma como factor de riesgo la presencia del Virus Papiloma Humano y, en el caso de los labios, la exposición solar. Mala higiene bucal y excesiva presión local (dientes o prótesis mal puestas) también pueden incidir.

El cáncer de labio se presenta principalmente en personas sobre los 50 años donde mayormente aparece una irritación crónica del labio, que después se transforma en una herida que cuesta cicatrizar, a esto se le llama Queilitis (es la irritación crónica) Actínica (se refiere a la zona).
Cuando la Queilitis es persistente puede derivar a un cáncer de labio de tipo escamoso, que es el más recurrente. Lo anterior, porque las células que producen la piel del labio ya han acumulado mucho sol y generan células que no son lo suficientemente protectoras y ya tienen algunas mutaciones, por lo tanto forman una piel que no es de buena calidad.
Si bien hay quienes tienen una Queilitis solamente, existen pacientes que pueden desarrollar un tumor propiamente tal. Esto es variable, pero lo importante es la consulta en etapas precoces, donde el tratamiento tiene un rendimiento alto y evita la formación de tumor que significa mayor riesgo de metástasis y probabilidad de muerte por esta causa, ya que se produce compromiso de los ganglios del cuello y después se va ramificando.

Para diagnosticar y estadificar el cáncer de labio se pueden utilizar las siguientes pruebas y procedimientos:
Examen físico de los labios y la cavidad oral: examen que se realiza para determinar si hay áreas anormales en los labios y la cavidad oral. El médico o el odontólogo palparán todo el interior de la boca con un dedo enguantado y examinarán la cavidad oral con un pequeño espejo de mango largo y una luz. Este procedimiento incluirá revisar el interior de las mejillas y los labios, las encías, el techo y el piso de la boca, y los costados de la lengua. Se palpará el cuello para determinar si hay ganglios linfáticos inflamados. También se anotarán los antecedentes de los hábitos de salud del paciente, y las enfermedades y tratamientos médicos y dentales anteriores.

  • Biopsia: extracción de células o tejidos con el fin de que un patólogo los observe bajo un microscopio. Si se encuentra leucoplasia, las células tomadas de los parches también se examinan al microscopio para determinar si hay signos de cáncer.
  • Citología exfoliativa: procedimiento que se realiza para tomar muestras de células del labio y la cavidad oral. Se raspan suavemente las células de los labios, la lengua, la boca o la garganta con un trozo de algodón, un cepillo o un palillo pequeño de madera. Se observan las células al microscopio para determinar si son anormales.
  • Resonancia Nuclear Magnética: procedimiento para el que se utiliza un imán, ondas de radio y una computadora para crear una serie de imágenes detalladas de áreas internas del cuerpo.
  • Exploración por Tomografía Computarizada (TAC): procedimiento mediante el cual se toma una serie de imágenes detalladas del interior del cuerpo, desde ángulos diferentes. Las imágenes son creadas por una computadora conectada a una máquina de rayos X. Se inyecta un tinte en una vena o se ingiere, a fin de que los órganos o los tejidos se destaquen más claramente.

Para estadificar el cáncer de labio y de cavidad oral, se utilizan los siguientes estadios:

  • Estadio 0 (carcinoma in situ): Se encuentran células anormales en el revestimiento de los labios y la cavidad oral. Estas células anormales se pueden volver cancerosas y diseminarse hasta el tejido cercano normal. El estadio 0 también se llama carcinoma in situ.
  • Estadio I: En el estadio I, el cáncer se formó y el tumor mide dos centímetros o menos. El cáncer no se diseminó hasta los ganglios linfáticos.
  • Estadio II: el tumor mide más de dos centímetros, pero no más de cuatro centímetros, y el cáncer no se diseminó hasta los ganglios linfáticos.
  • Estadio III: el tumor puede ser de cualquier tamaño y se diseminó hasta un ganglio linfático que mide tres centímetros o menos, y está del mismo lado del cuello que el tumor; o mide más de cuatro centímetros.
  • Estadio IV: El estadio IV se divide en los estadios IVA, IVB y IVC.
  • En el estadio IVA, el tumor: se diseminó a través del tejido del labio y la cavidad oral al tejido cercano o el hueso (mandíbula, lengua, piso de la boca, seno maxilar o la piel del mentón o la nariz; el cáncer se puede haber diseminado hasta un ganglio linfático que mide tres centímetros o menos, del mismo lado del cuello que el tumor; o es de cualquier tamaño o se diseminó a través del tejido del labio o la cavidad oral hasta el tejido cercano o el hueso (mandíbula, lengua, piso de la boca, seno maxilar o la piel del mentón o la nariz, y el cáncer se diseminó: hasta un ganglio linfático del mismo lado del cuello que el tumor y el ganglio linfático mide más de tres centímetros, pero menos de seis centímetros; o hasta más de un ganglio linfático del mismo lado del cuello que el tumor y los ganglios linfáticos no miden más de seis centímetros; o hasta ganglios linfáticos del lado opuesto del cuello que el tumor o de ambos lados del cuello, y los ganglios linfáticos no miden más de seis centímetros.
  • En el estadio IVB, el tumor: puede ser de cualquier tamaño y se diseminó hasta uno o más ganglios linfáticos que miden más de seis centímetros o; se diseminó aún más a los músculos o huesos de la cavidad oral, o la base del cráneo o la arteria carótida. El cáncer se puede haber diseminado hasta uno o más ganglios linfáticos de cualquier lugar del cuello.
  • En el estadio IVC, el tumor se diseminó más allá del labio o la cavidad oral hasta partes distantes del cuerpo como los pulmones. El tumor puede ser de cualquier tamaño y se puede haber diseminado hasta los ganglios linfáticos.

El tratamiento para esta patología se realiza a través de una cirugía, donde se debe obtener una biopsia. También se puede abordar con algunos tratamientos tópicos como con Imiquimod, que es un estimulador de las defensas de nivel celular y se usa como antineoplásico en lesiones superficiales. Otro procedimiento indicado es la terapia fotodinámica. Sin embargo, cuando el diagnóstico es cáncer de labio propiamente tal, el tratamiento es quirúrgico y se podría apoyar con radioterapia.


Para mayor información:

Incidencia y mortalidad en Chile
El año 2012 se diagnosticaron en Chile 272 casos nuevos, lo que representa un 0,7% de todos los cánceres diagnosticados en ese año.
La mortalidad por este tipo de cáncer en 2012 es de 126 personas, lo que equivale al 0,7% de las muertes producidas por cáncer en ese año.
(Fuente: International Agency for Research on Cancer, Globocan).

Gire su dispositivo móvil Estimado usuario, nuestro sitio ha sido oprimizado para una visualización vertical. Gire su dispositivo y siga navegando.