Cáncer de piel (melanoma)

Un melanoma es un tumor maligno que se origina en los melanocitos, que son células que forman parte de la epidermis, la capa superior de la piel y epitelio de las mucosas.

Los melanocitos son los encargados de producir la melanina, que es el pigmento que nos protege del sol y que nos da el tono de piel.

El melanoma es un tumor menos frecuente que otros tipos de cáncer de piel, pero es más agresivo, pudiendo llegar a ser letal.

En ocasiones, pueden producirse melanomas en zonas no visibles del cuerpo, como la membrana mucosa de la boca, del esófago o de la vagina. También los ojos tienen células que producen melanina como el iris, el cuerpo ciliar y la coroides y, por lo tanto, en ellos puede aparecer un melanoma.

Este tipo de melanoma se llama “melanoma ocular”.

  • Tener ojos claros, piel blanca y cabello rubio o rojizo.
  • Exposición a radiación ultravioleta (RUV).
  • Realizar ocupaciones al aire libre sin la debida protección a RUV.
  • Tener antecedentes de quemaduras solares frecuentes en la infancia y/o adolescencia.
  • Presentar daño solar intenso.
  • Tener antecedentes personales o familiares de cáncer de piel.

Consultar a un dermatólogo si observa:

  • Cambios de tamaño y/o forma y/o color de una lesión pigmentada previa (lunar/nevus).
  • Aparición de un lunar/nevus de crecimiento rápido y asimétrico.
  • Al evaluar, mediante un autoexamen cutáneo, toda lesión pigmentada debe tomar en cuenta los siguientes elementos que conforman en acrónimo “ABCDE”:

Asimetría: Una mitad del lunar es diferente a la otra.
Bordes: Son irregulares.
Color: Presenta más de un color.
Diámetro: Más de 5 mm.
Evolución: Va cambiando de forma o de coloración en el tiempo.

El diagnóstico es anátomo-patológico y se realiza a través de una biopsia de cada lesión sospechosa que su dermatólogo indique.

Como todo tumor y previo al tratamiento, una vez realizado en diagnóstico, se debe “etapificar”, esto es, determinar en qué estadio de evolución se encuentra el melanoma. Esto se realiza en base a la información que entrega el estudio anátomo-patológico y otros exámenes que pueden ser necesarios y que se indican según este examen.

El tratamiento va a depender del estadio de evolución del melanoma. Si existe compromiso sólo local, el tratamiento es quirúrgico, extirpando la lesión con márgenes que están establecidos por protocolo. Si el estadio es más avanzado, además de la cirugía, el paciente puede requerir de la extirpación de ganglios linfáticos tributarios del melanoma, y radioterapia si éstos son numerosos o de tamaño mayor. Cuando el melanoma compromete órganos a distancia (metástasis), el paciente requerirá de un tratamiento sistémico, en base a novedosas y prometedoras drogas que se han desarrollado en la actualidad.

INCIDENCIA Y MORTALIDAD EN CHILE:

Incidencia: El año 2012 se registraron 331 casos nuevos, lo que representa el 0,8% de todos los cánceres diagnosticados ese año. (Fuente: International Agency for Research on Cancer, Globocan).

Mortalidad: En 2012 se registraron 122 fallecimientos por este tipo de cáncer, lo que representa el 0,5 % del total de muertes por cáncer ese año. (Fuente: International Agency for Research on Cancer, Globocan).

Gire su dispositivo móvil Estimado usuario, nuestro sitio ha sido oprimizado para una visualización vertical. Gire su dispositivo y siga navegando.