Cáncer de tiroides

El cáncer de tiroides es el crecimiento descontrolado de células malignas en la glándula tiroides, cuya función es producir hormonas que regulan el metabolismo del cuerpo.

Existen distintos tipos de cáncer de tiroides: el papilar -que es el más común con más del 90% de los casos, crece lentamente y puede diseminarse a los ganglios del cuello-, el folicular, el medular -un 25% de los casos presenta un componente genético hereditario- y el anaplásico, que es el más agresivo.

  • Tener antecedentes de exposición a radiación cervical antes de los 15-18 años.
  • Tener familiares directos con cáncer de tiroides.
  • Tener antecedentes de síndrome genético asociado a alta probabilidad de cáncer de tiroides.

Es frecuente que el cáncer de tiroides no presente síntomas en sus etapas iniciales. A medida que el tumor crece, podría arrojar señales como:

  • Bulto en el cuello.
  • Dificultad o dolor al tragar.
  • Ronquera o cambios en la voz.
  • Dificultad para respirar.
  • Inflamación de los ganglios linfáticos del cuello.
  • Examen físico: realizado por un médico especialista, quien pregunta al paciente sobre su historia clínica y posibles factores de riesgo.
  • Ecografía de tiroides: herramienta primordial en el diagnóstico del cáncer de tiroides.
  • Exámenes de sangre: para evaluar el funcionamiento de la tiroides.
  • Biopsia por punción con aguja: para corroborar la sospecha ecográfica de cáncer de tiroides.

Las decisiones en torno al tratamiento son tomadas por un comité oncológico en función del avance, extensión y variedad del cáncer.

  • Vigilancia activa: existe un grupo de nódulos menores de 10 mm que, aun teniendo una biopsia sospechosa, podrían ser sólo observados si reúnen ciertas características ecográficas que indiquen bajo riesgo de invasión. Si durante un seguimiento estricto hay alguna señal de que esas condiciones están cambiando, entonces se realiza una cirugía.
  • Cirugía: puede consistir en una lobectomía, tiroidectomía total o tiroidectomía con disección ganglionar.
  • Radioyodo: se utiliza en algunos casos de cáncer de tiroides con riesgo de recurrencia o con evidencias de enfermedad residual.

INCIDENCIA Y MORTALIDAD EN CHILE:

Incidencia: En Chile se diagnostican al año más de 1.100 casos nuevos de esta enfermedad. (Fuente: International Agency for Research on Cancer, Globocan 2020).

Mortalidad: En Chile, aproximadamente 150 personas fallecen por esta enfermedad. (Fuente: International Agency for Research on Cancer, Globocan 2020).

Gire su dispositivo móvil Estimado usuario, nuestro sitio ha sido oprimizado para una visualización vertical. Gire su dispositivo y siga navegando.