Instituto Oncológico Fundación Arturo López Pérez
Buscar
Solicita tu hora

Cáncer de mama: conocerse es prevenir

Si bien el cáncer de mama se asocia a mujeres mayores, es posible desarrollarlo antes de los 40 años. Francisca Contreras fue diagnosticada a los 27 años. Pese a su juventud, se realizó rigurosamente una mamografía cada año, ya que sabía que en su familia había antecedentes de cáncer. Esa decisión le salvó la vida.

Tener antecedentes familiares de cáncer de mama y ovario, no tener hijos o ser madre después de los 30 años, comenzar la menstruación antes de los 12 años o la menopausia después de los 55 y el uso de terapia hormonal de reemplazo, son los principales factores de riesgo del cáncer de mama. Por tanto, conocer estos antecedentes y actuar a tiempo marca la diferencia.

A este grupo pertenece Francisca Contreras, cuya abuela y tías enfermaron de cáncer de mama. “El cáncer estuvo siempre muy presente en mi familia, por eso desde pequeña me preocupó el tema, pero siempre me decían que me hiciera la primera mamografía después de los 35 años, porque antes de esa edad era muy poco probable enfermar”.

Pero la anemia, el cansancio y un malestar constante debajo de su axila “convencieron” a su médico que le indicara realizarse el examen. “Mi doctor nunca le dio importancia a la herencia, pues creía que la edad era lo más determinante. Relacionó mis malestares con estrés o infecciones. ‘Eres una mujer joven. Estás propensa a otras enfermedades pero no al cáncer’, me decía. Por ese desconocimiento estuve 8 meses sin diagnóstico”.

Se palpó el tumor al borde del escote por casualidad porque su hija se apoyó en su regazo. En otro centro la operaron, pero al mes tenía el tumor otra vez. Y por ello fue derivada al Instituto Oncológico FALP, donde le realizaron una cirugía para extraer el tumor y una mastectomía preventiva en ambas mamas. Además recibió quimioterapia y actualmente espera los resultados de un test genético para determinar las probabilidades de desarrollar cáncer de ovario.

“Las mujeres jóvenes no estamos consideradas en las políticas públicas relacionadas con el cáncer de mama, pues la mamografía es gratuita después de los 50 años. Pero es importante que cada una sepa su realidad, no se guíe solamente por la edad e insista al médico que necesita una mamografía si tiene factores de riesgo. Si nos hacemos cargo podemos actuar a tiempo”, sostiene Francisca.

 

Gire su dispositivo móvil Estimado usuario, nuestro sitio ha sido oprimizado para una visualización vertical. Gire su dispositivo y siga navegando.