Instituto Oncológico Fundación Arturo López Pérez
Buscar
Solicita tu hora

¿Cómo se construye la atención integral en el tratamiento del cáncer?

Especialización, tecnología de punta para ofrecer los mejores tratamientos y la participación de distintos especialistas en el manejo de los pacientes son claves en la gestión de un centro oncológico.

En Chile se registran 53.000 nuevos pacientes con cáncer al año, según cifras de Globocan. Dentro de ese grupo se encuentran personas que, incluso presentando la misma patología, son muy diferentes entre sí en cuanto a su condición clínica, su situación familiar o los recursos con que cuenta para enfrentar esta enfermedad. ¿Cómo abordar las necesidades de un número creciente de individuos con cáncer atendiendo a las particularidades de cada uno? “El principio que rige al Instituto Oncológico Fundación Arturo López Pérez es poner al paciente oncológico en el centro del sistema”, afirma el Dr. Hugo Marsiglia, Director Médico, al comentar el Modelo de Salud FALP, que resulta en un manejo integral de los pacientes basado en tres pilares. Uno de ellos es la especialización y excelencia clínica, lo que requiere el funcionamiento permanente de 14 comités oncológicos, subdivididos en 9 comités oncológicos clínicos –mama, cabeza y cuello, digestivo, ginecológico, urológico, dermatológico, neurología, tórax y sarcomas–, 1 comité de casos clínicos complejos, 2 comités de especialidad (radioterapia y quimioterapia), 1 comité de fármacos de alto costo y 1 comité oncogenómico. Así, el paciente, además de contar con su médico tratante, queda en manos de un equipo de profesionales experto por patología que discute su caso y toma las decisiones pertinentes a su tipo de cáncer. Cada una de las 9 subespecialidades clínicas oncológicas previamente descritas tiene de 3 a 5 cirujanos de dedicación exclusiva para incrementar su experticia gracias al volumen de pacientes por patología. Los otros dos fundamentos del Modelo de Salud FALP son contar con tecnología de vanguardia para tratamientos de alta precisión y mejores resultados clínicos; y la participación de especialistas como kinesiólogos, nutricionistas, fonoaudiólogos y psicólogos en la rehabilitación oncológica.

MEDICINA DE PRESICIÓN

Los tratamientos personalizados son parte fundamental de este modelo. “En nuestro Instituto contamos con cirugía robótica, que es más costo eficiente que las convencionales y que utilizamos en el ámbito urológico –riñón y próstata– y para cirugía digestiva baja y ginecológica. En este contexto, tenemos también un programa de alta especialidad con Quimioterapia Intraperitoneal Hipertérmica (HIPEC) para metástasis peritoneales de tumores digestivos (estómago, colon, recto). La Radioterapia Intraoperatoria (RIO) en cirugías conservadoras de mama corresponde al programa FALP One Day Surgery-One Day Radiation Oncology, con gran impacto costo eficiente, limitando las hospitalizaciones a 24-48 horas”, detalla el Dr. Marsiglia.

Complementando a las cirugías están la Radioterapia Avanzada y de Radiocirugía Robótica, con tecnologías de precisión y un equipo de profesionales altamente calificado que garantizan la calidad y seguridad terapéutica de estos tratamientos de precisión infracentimétrica y submilimétrica. Todo lo anterior permite obtener resultados eficaces en menos tiempo y con menor toxicidad que la radioterapia convencional. “Estas tecnologías, ya sean quirúrgicas o de radioterapia, posicionan a nuestro Instituto como referencial en América Latina”, comenta el Dr. Marsiglia. En cuanto a la quimioterapia, se avanza hacia la personalización de los tratamientos. “Para acompañar el desarrollo de esta especialidad se han creado los laboratorios de diagnóstico molecular. Cabe destacar que contamos con un fondo solidario que permite el financiamiento de tratamientos muy específicos y de alto costo, como terapias biológicas o inmunoterapia”. A las líneas terapéuticas mencionadas se suma la labor realizada por la Unidad de Medicina Integrativa, que ofrece terapias de soporte, complementarias y de cuidados paliativos, con el apoyo de psicólogos, psiquiatras, arteterapeutas y paliativistas. El Modelo de Salud también incluye un quinto eje terapéutico, que es la investigación. De esta manera pacientes que por su tipo de cáncer ya no tienen opción a tratamiento pueden ser parte de estudios clínicos o investigacionales abiertos a toda la población oncológica de manera gratuita. “Este modelo global integral prima en los países europeos y en este contexto de Instituto Oncológico obtuvimos la acreditación OECI para ser parte de la Organización Europea de Centros de Cáncer. Antes de finalizar el año 2018 se firmará un convenio con la Red de Institutos Oncológicos Franceses (Unicancer), focalizado a estudios investigacionales y clínicos en fármacos de alto costo”, comenta el Director Médico de FALP. “Gracias a la cobertura que entrega el Convenio Oncológico, solidariamente damos acceso sin discriminación por edad, sexo o sistema de previsión de salud a la población, ofreciendo tratamientos de alto nivel curativo. Por último, está la labor del área de Donaciones y Beneficencia, que reúne fondos para la prevención, diagnóstico precoz y tratamientos de última generación, favoreciendo así el acceso a personas de menores ingresos”, afirma el Dr. Marsiglia.

Nuestro nuevo edificio es el resultado del exitoso Modelo de Salud FALP, que aborda de manera integral aspectos asistenciales, sociales y financieros, y nos permite ser fieles al compromiso fundacional de dar acceso transversal a los pacientes”.

Alfredo Comandari, Presidente de Fundación Arturo López Pérez

“Si vas a un sitio donde hay mucha excelencia, éste debe ser también un lugar acorde a ese nivel. Es así que hemos construido estas nuevas instalaciones, sobre diseños de alta tecnicidad arquitectónica y dotación tecnológica”, comenta el Dr. Hugo Marsiglia, sobre el Edificio Norte de FALP, inaugurado la semana pasada. 

Incluyen 7 pabellones digitales e integrados, implementados con tecnología alemana que permite transformar información del paciente en imágenes 3D, dando la posibilidad al cirujano de navegar desde distintos ángulos y tomar decisiones con mayor información. 

“Esto implica hacer cirugías muy finas. Son conceptos virtuales que se aplican hoy en día al área quirúrgica también”, explica el Dr. Marsiglia.

Estas modernas dependencias incluyen 7 pabellones digitales e integrados, implementados con tecnología alemana que permite transformar información del paciente en imágenes 3D, dando la posibilidad al cirujano de navegar desde distintos ángulos y tomar decisiones con mayor información. “Esto implica hacer cirugías muy finas. Son conceptos virtuales que se aplican hoy en día al área quirúrgica también”, explica el Dr. Marsiglia. El paciente FALP sometido a una cirugía oncológica, particularmente si es de alta complejidad, ingresa inmediatamente a la moderna Unidad de Paciente Crítico oncológico, que en esta nueva construcción dispone de 16 habitaciones individuales que facilitan con intimidad el acompañamiento de familiares. En el área de hospitalización se cuenta con 23 nuevas habitaciones individuales, que se suman a las 62 ya existentes. Dos salas de aislamiento esperan a futuros pacientes de trasplantes de médula ósea. Otros pisos acogen consultas médicas, salas de procedimientos y laboratorios de alto nivel en farmacia, diagnóstico molecular y oncogenómica, laboratorio clínico y anatomía patológica, con equipamiento moderno y único en Latinoamérica. “Nuestro nuevo edificio es el resultado del exitoso Modelo de Salud de FALP, que aborda de manera integral aspectos asistenciales, sociales y financieros”, expresó el Presidente de FALP, Alfredo Comandari, en la inauguración de las nuevas instalaciones. “Esto nos permite ser fieles al compromiso fundacional de dar acceso transversal a los pacientes”.

Gire su dispositivo móvil Estimado usuario, nuestro sitio ha sido oprimizado para una visualización vertical. Gire su dispositivo y siga navegando.