Guía para el diagnóstico oportuno del cáncer de próstata

Diagnosticada a tiempo, es una patología que se puede curar. Por eso, es importante saber cuándo consultar con el urólogo y no esperar a tener síntomas.

Un tumor de próstata diagnosticado a tiempo es una enfermedad manejable, curable en la mayoría de los casos”, dice el Dr. Camilo Sandoval, jefe del equipo de Urología del Instituto Oncológico FALP. “Muchos de los pacientes diagnosticados a tiempo no van a requerir siquiera una intervención quirúrgica o una radioterapia”, afirma.

Esta guía le orientará en cuanto a los controles oportunos y los métodos que permiten llevar hacia el diagnóstico de la enfermedad.

NO ESPERE SÍNTOMAS

Debido al natural aumento del tamaño de la próstata con la edad, se bloquea el flujo urinario, lo que produce síntomas como dificultades para orinar, aumento de la frecuencia miccional y problemas para aguantar las ganas de orinar. Lo que se debe tener claro es que “el cáncer puede no obstruir la vía urinaria. Cuando un tumor es tan grande que llega a bloquearla, han pasado años y ya ha tenido oportunidad de producir metástasis a distancia. Es muy importante no esperar síntomas para consultar preventivamente por la posibilidad de tener cáncer”.

VIGILANCIA ACTIVA

El cáncer de próstata es una enfermedad de lenta evolución. “Muchos pacientes con este diagnóstico van a fallecer antes por otra causa”, comenta el especialista. La “vigilancia activa” es una estrategia de manejo de la patología en pacientes en los que se determina que es posible diferir el tratamiento: “Si sabemos que tienen una muy baja probabilidad de morir por su enfermedad, podemos controlarlos ordenadamente en el tiempo, sin comenzar una terapia”. Si durante esa vigilancia las condiciones cambian, se puede tomar la decisión de iniciar un tratamiento activo.

SU ANTÍGENO EN UNA CARPETA

“El antígeno prostático específico es un marcador de problemas en la próstata en general y muchos hombres con valores alterados presentan una patología no maligna”. La clave está en un seguimiento ordenado a lo largo del tiempo: “Uno conoce la curva de antígeno de un paciente cuando lo ha controlado por varios años. La recomendación es mantener una carpeta con sus exámenes; tener la información ordenada es la mejor forma de darse cuenta a tiempo de que las cosas están cambiando y ayudará a tomar buenas decisiones”.

Noticia siguiente
Gire su dispositivo móvil Estimado usuario, nuestro sitio ha sido oprimizado para una visualización vertical. Gire su dispositivo y siga navegando.