“Ser precavido y proteger a la familia es muy importante”

Eduardo Mackay es Jefe de Remuneración de Compañía Minera Zaldívar, de Antofagasta, y por sus labores en Recursos Humanos conocía muy bien Convenio Oncológico FALP, pero nunca pensó que iba a utilizarlo. Un lunar en la espalda lo llevó a consultar en julio de 2013 y a recibir el diagnóstico y la inmediata recomendación de tratarse con un oncólogo especialista.

Varios colaboradores de la empresa han activado el Convenio Oncológico. “Cuando uno está sano a veces pasa por alto tomar estas precauciones. Pero en salud, ser precavido y proteger a la familia es muy importante”.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), en los últimos cinco años la tasa de cáncer a la piel en Chile ha aumentado de 20 a 25 casos por cada 100 mil habitantes, ubicándose en el tercer lugar del cáncer más común. De acuerdo a los pronósticos, uno de cada diez personas tendrá durante su vida algún tipo de cáncer a la piel en el país.

“Cuando me dijeron cáncer, inmediatamente pensé en FALP y en Convenio Oncológico. En regiones, no estamos preparados para este tipo de enfermedades, no hay un Instituto Oncológico como FALP, que reúna a especialistas de todas las áreas y la mejor tecnología”.

Varios meses de tratamiento en Santiago reafirmaron su convicción de que Convenio Oncológico es una protección tanto financiera como emocional. “Es complejo para una persona estar enferma lejos de su familia, en una ciudad distinta. Pero los médicos y todo el personal son cálidos y cercanos. Lo hacen sentir cómodo y seguro de estar en buenas manos. Además, la cobertura del tratamiento es una gran ayuda, ya que al provenir de regiones hay que sumar viajes y alojamientos”.

Gire su dispositivo móvil Estimado usuario, nuestro sitio ha sido oprimizado para una visualización vertical. Gire su dispositivo y siga navegando.