7 formas de protegerse del sol

Utiliza protector solar contra radiación UVA/UVB de amplio espectro, de al menos FPS 30, tres veces al día.
Evita la exposición solar en los horarios de mayor riesgo, entre las 11:00 y 16:30 hrs.
Utiliza lentes de sol con protección UV.
Usa ropa protectora para mantener la espalda y hombros cubiertos.
Ocupa sombreros de ala ancha para proteger tu cabeza.
Usa la cámara del celular como herramienta para seguimiento "doméstico" del autoexamen en tus lunares, en particular en la espalda.
Utiliza quitasol y prefiere los lugares con sombra.

¿Qué es el Cáncer de Piel?

El cáncer de piel se produce por el crecimiento anormal de las células de la piel, debido principalmente a la sobreexposición al sol y los rayos ultravioleta (UV). Este es el cáncer más común a nivel mundial.

Si bien se manifiesta principalmente en las zonas más expuestas al sol, también puede desarrollarse en áreas más protegidas de los rayos UV como las palmas de las manos, plantas de los pies y en uñas.

Rayos UV. El daño es acumulativo

La radiación UV son rayos de energía emitidos por el sol que no podemos ver. Estos rayos son la principal causa de cáncer de piel y del envejecimiento prematuro. Existen dos tipos altamente dañinos para nuestro organismo.

Rayos UVB

Penetran las capas superiores de la piel, produciendo las quemaduras solares (insolación) y el efecto bronceado. Exponerse a estos rayos es un factor de riesgo para desarrollar cáncer de piel.

Rayos UVA

Penetran las capas más profundas de la piel y a menudo se les relaciona con reacciones alérgicas, tales como el sarpullido. Además, son los responsables del envejecimiento prematuro de la piel y las arrugas, y al igual que los UVB pueden producir cáncer de piel.

Aprende a realizarte el autoexamen de piel

¿Qué debes observar?

Revisa tus lunares (la forma, tamaño y color de cada uno y si han aparecido algunos nuevos), busca zonas que pudieran estar irritadas, con heridas que no sanan.

¿Qué necesito?

Dos espejos.
Uno de mano y otro de cuerpo entero.

¿Cómo debo hacerlo?

Examina tu cara, especialmente la nariz, labios, boca y orejas (por delante y por detrás). Usa dos espejos para conseguir una visión más clara.

Inspecciona a fondo el cuero cabelludo, usando el espejo para exponer cada sección de tu cabeza. Si puedes, pídele a un amigo o familiar que te ayude.

Revisa cuidadosamente tus manos: palma, dorso, entre los dedos y en las uñas. Continúa hasta las muñecas y la parte delantera y trasera de los antebrazos.

De pie frente a un espejo de cuerpo completo, comienza por los codos y revisa todos los lados de tus brazos. No olvides las axilas.

Examina tu cuello, pecho, y torso. Las mujeres deben levantar los senos para ver la parte inferior.

Utilizando ambos espejos (de mano y cuerpo entero) observa la parte posterior de tu cuello, hombros, parte superior de la espalda, y brazos. Continúa con la parte inferior de la espalda, nalgas, y ambas piernas.

Siéntate y con el espejo revisa la zona genital, piernas, muslos, tobillos, parte superior de los pies, entre los dedos, bajo las uñas, plantas y los talones.

¿A qué debe prestar atención cuando examino mis lunares?

Siga la regla del ABCDE

Asimetría

Una mitad es distinta a la otra.

Borde

Bordes irregulares, borrosos y mal definidos.

Color

Irregular, con presencia de dos o más tonalidades: marrón o negro, o incluso rojo, blanco o azul.

Diámetro

Área superior a 6 milímetros o que se está extendiendo.

Evolución

Crecimiento o cambios rápidos en tamaño, forma y color.

");
Gire su dispositivo móvil Estimado usuario, nuestro sitio ha sido oprimizado para una visualización vertical. Gire su dispositivo y siga navegando.