Instituto Oncológico Fundación Arturo López Pérez
Buscar
Solicita tu hora

Nuevos tratamientos: activar el sistema inmune para combatir el cáncer

El sistema inmune nos protege constantemente del cáncer. Sin que nos demos cuenta, es capaz de destruir las células tumorales antes de que se conviertan en un problema e incluso esporádicamente puede eliminar tumores ya formados. Pero las defensas naturales no siempre son suficientes.

Hace menos de diez años se presentaban los primeros estudios que apuntaban que el melanoma metastásico podría tener un rival que intentara frenarlo: el sistema inmune. El verbo condicional se convirtió en una realidad y hoy, gracias a diversas moléculas, se consigue un excelente control de la enfermedad.

Este tipo de tratamiento busca aprovechar los diferentes tipos de células inmunes y diversos mecanismos del cuerpo, para proporcionar beneficios duraderos. En pocas palabras, la inmunoterapia activa nuestras células defensoras para que nuestro cuerpo ataque el cáncer.

Los “inhibidores de checkpoint” o de “puntos de control” representan la principal forma de este tratamiento. Los fármacos de este grupo bloquean el mecanismo que usan las células cancerosas para desactivar el sistema inmune del paciente. Los “inhibidores de checkpoint” dotan nuevamente a las «células T» para que ataquen a las células tumorales. En forma sencilla, el tumor pone el sistema inmune del paciente en posición “off” y los “inhibidores del checkpoint” lo retornan a la posición “on”.

“Gracias a las terapias inmunológicas, hoy en día sabemos que más de un tercio de las personas tratadas tendrán sobrevidas prolongadas. Incluso, no sabemos con certeza si indirectamente nos acercamos a algún tipo de curación definitiva para algunos de nuestros pacientes sin que necesariamente desaparezca completamente el tumor”, indica el Dr. Christian Caglevic, oncólogo médico y jefe de la Unidad de Investigación de Drogas Oncológicas de FALP.

Medicamentos disponibles

Las terapias -que están al alcance de los especialistas y que se administran por vía indovenosa- pueden ser efectivas contra el melanoma y el cáncer de pulmón y otros tipos de cánceres.
Una de ellas es ipilimumab, que bloquea una proteína de punto de control llamada CTLA-4. Dos más, pembrolizumab y nivolumab, se dirigen a otra proteína de punto de control llamada PD-1. Un tercer medicamento, atezolizumab, se dirige a uno llamado PD-L1. El especialista precisa que otros fármacos como avelumsb, durvalumab, entre otros, se cree que estarán prontamente disponibles.

La Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA) aprobó ipilimumab en 2011 y pembrolizumab y nivolumab en 2014, todos para el tratamiento del melanoma. En 2015, la FDA también aprobó nivolumab y pembrolizumab para el cáncer de pulmón no microcítico y nivolumab para el carcinoma de células renales. Posteriormente han aparecido nuevas aprobaciones en distintas indicaciones para estos fármacos.
De esta forma, este tratamiento se puede aplicar a pacientes que ya tuvieron cáncer y quieren evitar recaídas; también junto a tratamiento convencional (quimio o radioterapia) como coadyuvante para potenciar sus beneficios; y además en pacientes que ya tienen metástasis o han pasado a cuidados paliativos, pues aumenta sobrevida y calidad de vida, destruyendo micrometástasis y en algunos casos permitiendo nueva opción de cirugía, que hasta entonces se había descartado.

 

Posibles efectos adversos

“A diferencia de la quimioterapia citotóxica, las reacciones adversas graves con la inmunoterapia son muchísimo menos frecuentes. Si bien hay mecanismos comunes, cada fármaco tiene su propio perfil de seguridad. El oncólogo médico debe explicar al paciente sobre los potenciales riesgos de cada uno de ellos”, concluye el Dr. Caglevic.

Dr. Christian Caglevic

Oncología Médica

En qué consiste el tratamiento:

Las células tumorales pueden inhibir la respuesta habitual del sistema inmune. Estos nuevos fármacos ayudan al sistema inmune a luchar contra las células malignas, bloqueando el mecanismo que tienen éstas para “pasar desapercibidas”.

Cuando se utiliza:

Las terapias pueden ser efectivas contra el melanoma y el cáncer de pulmón, y están en fase experimental contra el sarcoma, el linfoma y muchos otros cánceres.

No desplaza a los tratamientos tradicionales:

Hoy en día se utiliza como complemento para el tratamiento. Se usa combinada con otras drogas de inmunoterapia (melanoma), y también con quimioterapia y radioterapia. La combinación de tratamientos está en fase experimental para la mayoría de los tipos de cáncer.

Cómo acceder a la terapia:

Consulte a tu oncólogo tratante

Gire su dispositivo móvil Estimado usuario, nuestro sitio ha sido oprimizado para una visualización vertical. Gire su dispositivo y siga navegando.