La eficacia de la telemedicina en la atención oncológica

Este sistema permite avanzar en el proceso de diagnóstico o tratamiento, sin postergar el cuidado de la salud.

La telemedicina es una buena forma de orientar al paciente, ver qué tan urgente es una evaluación presencial y avanzar en su atención, disminuyendo las instancias de desplazamiento. Además, permite concretar una consulta con un especialista en cáncer que a veces se ve lejana, especialmente en estos tiempos en que el foco de los centros de salud está puesto en el Covid-19. Las secuelas de postergar la atención cuando hay un cáncer no son menores”, comenta el Dr. Sebastián Ramírez, jefe del Equipo de Cirugía Oncológica Ginecológica de FALP.

Para que cumpla su objetivo, debe ser utilizada en el momento correcto del proceso de cada paciente -de acuerdo con sus necesidades particulares-, en alternancia con consultas presenciales cuando el médico lo indique.

La telemedicina es una herramienta que se ha abierto paso gracias a la pandemia: el temor al contagio, las recomendaciones de quedarse en casa y las restricciones para movilizarse hicieron que este sistema cobrara fuerza en pocos meses, tiempo en que ha probado su eficacia en la atención oncológica.

Noemí Espinoza, gerente de T.I. de FALP, afirma que la telemedicina se ha convertido en una herramienta digital esencial en estos tiempos, y que prueba ser especialmente útil para las personas con cáncer que deben iniciar o dar continuidad a sus terapias, considerando que un porcentaje de ellas se encuentra inmunodeprimida.

Dudas de los pacientes

JUNTOS DIGITAL

Gire su dispositivo móvil Estimado usuario, nuestro sitio ha sido oprimizado para una visualización vertical. Gire su dispositivo y siga navegando.