Plasma convaleciente: la transfusión que busca ayudar a enfermos graves de Covid-19

Este proyecto, colaborativo y gratuito, requiere que personas recuperadas de la enfermedad donen plasma sanguíneo. Un donante podría ayudar a tres pacientes a combatir al virus.

Mientras llega el esperado anuncio de una vacuna para generar defensas contra el virus del Covid-19, ha resurgido con fuerza un concepto que podría materializarse en ayuda urgente frente a la crisis. Se le conoce como plasma convaleciente.

La administración de plasma convaleciente consiste, básicamente, en otorgarle anticuerpos a un enfermo para que pueda defenderse de una enfermedad. ¿Cómo? Cuando alguien es infectado por un virus, crea anticuerpos contra ese patógeno. Entonces, la persona que ya estuvo enferma y se recuperó puede donar plasma sanguíneo -que contiene sus anticuerpos- para realizar una transfusión a un paciente que aún no ha desarrollado su propia respuesta inmune.

“Luego de un par de estudios clínicos con resultados favorables en pacientes con Covid-19 en China, la FDA -Administración de Medicamentos y Alimentos de Estados Unidos- liberó ciertas restricciones para que en el mundo se comience a utilizar plasma convaleciente en el marco de estudios clínicos, ya que es aún un tratamiento investigacional”, cuenta el Dr. Franz Villarroel, jefe del Laboratorio de Medicina Traslacional de FALP.

Así, FALP dio curso al estudio “Uso de plasma convaleciente en pacientes oncológicos y no oncológicos”, que reúne a un equipo multidisciplinario de investigadores.

“Esta es una idea de proyecto colaborativo que suma a más instituciones de salud, de manera de alcanzar a la mayor cantidad de pacientes de todo Chile”, afirma el Dr. Mauricio Mahave, subdirector médico de Oncología Médica de FALP.

Siguiendo los lineamientos de la FDA, el plasma recolectado por FALP y las instituciones asociadas, será administrado a pacientes con Covid-19 en condición de gravedad. Pero su uso se abrirá también a personas que, sin tener una enfermedad severa, cuenten con factores de riesgo que permitan proyectar complicaciones en su estado.

“Los anticuerpos del donante ayudarían a neutralizar el virus. Lo que se busca es acortar la enfermedad o evitar que los síntomas empeoren. Para esto, creemos que la transfusión debe realizase en forma precoz, cuando se vislumbra que el paciente con Covid-19 se encamina a un estado grave y quizás irreversible”, explica el Dr. Raimundo Gazitúa, jefe de Hematología del Instituto Oncológico FALP e investigador principal de este estudio clínico.

Tanto la donación de sangre como la recepción del plasma por parte del paciente son procedimientos sin costo para los involucrados. La primera meta es llegar a tratar 1.000 pacientes, para lo que se cuenta con financiamiento de la CPC, la Bolsa de Santiago y agentes del mercado de capitales.

“Este tratamiento investigacional compasivo no tiene fines comerciales. El criterio que determina su uso es la evaluación del médico que trata a un paciente hospitalizado en un centro de salud, quien definirá si es la mejor opción terapéutica en el contexto de un estudio clínico para esa persona en particular. Esa decisión es lo que da paso a solicitar acceso a plasma recolectado”, comenta el Dr. Christian Caglevic, director Científico del Departamento de Investigación del Cáncer de FALP.

Proyecto colaborativo

Este tratamiento investigacional compasivo de plasma convaleciente es un proyecto país colaborativo al que se han sumado prestigiosas instituciones

Noticia anterior
Gire su dispositivo móvil Estimado usuario, nuestro sitio ha sido oprimizado para una visualización vertical. Gire su dispositivo y siga navegando.