Radioterapia robótica con CyberKnife: una alternativa para personas con cáncer avanzado

Este equipo permite ofrecer un tratamiento seguro y eficaz para controlar las primeras metástasis de la enfermedad, pudiendo mejorar su pronóstico e, incluso en algunos casos, curarla.

Dr. Moisés Russo, oncólogo radioterapeuta del Instituto Oncológico FALP.

Dr. Pablo González, subdirector médico de Radioterapia Oncológica de FALP.

La palabra metástasis nunca es bienvenida. Confirma uno de los peores miedos de los pacientes con cáncer: la enfermedad está avanzando, ramificándose a otros órganos, por lo que las posibilidades de recuperación disminuyen con respecto a las personas con la enfermedad en etapas iniciales, cuando aún está localizada. Cuando se habla de metástasis, muchos asumen que curarse no es una opción.

La palabra metástasis nunca es bienvenida. Confirma uno de los peores miedos de los pacientes con cáncer: la enfermedad está avanzando, ramificándose a otros órganos, por lo que las posibilidades de recuperación disminuyen con respecto a las personas con la enfermedad en etapas iniciales, cuando aún está localizada. Cuando se habla de metástasis, muchos asumen que curarse no es una opción.

Sin embargo, el estado de avance de un cáncer no se enmarca exclusivamente en dos polos. En 1994, los doctores Samuel Hellman y Ralph Weichselbaum describieron una situación intermedia, en la cual ya existe diseminación de la enfermedad, pero aún es posible abordarla con la intención de curarla.

“Ellos generaron la hipótesis de que, en su evolución, los tumores malignos no tienen un comportamiento binario, es decir, no es que estén localizados o bruscamente diseminados. Cuando el cáncer desarrolla las primeras metástasis y aún no tiene las capacidades de diseminación masiva, si se realiza un tratamiento enérgico para controlarlas, los pacientes tienen una mucho mejor evolución e, incluso, un porcentaje significativo de cura. Esto ha sido demostrado categóricamente en estudios recientes bien reconocidos por los especialistas en el tema”, explica el Dr. Pablo González, subdirector médico de Radioterapia Oncológica de FALP.

El concepto usado para describir ese escenario fue oligometástasis, que significa pocas metástasis, siendo ampliamente aceptado un número de entre una y cinco. “Hay un universo de pacientes que se encuentran en esta situación y que pueden mejorar o tener un mejor pronóstico si se les trata de manera distinta al abordaje tradicional de las metástasis, que se limita a quimioterapia, hormonoterapia e inmunoterapia”, agrega el Dr. González.

El Dr. Moisés Russo, oncólogo radioterapeuta del Instituto Oncológico FALP, afirma que, para iniciar ese tratamiento se requieren algunas condiciones. Primero, que se haya utilizado un método de detección capaz de encontrar la mayoría de las metástasis que no sean microscópicas; también es necesario evaluar la historia natural de la enfermedad, las condiciones físicas del paciente y, principalmente, se debe contar con un mecanismo por medio del cual esas metástasis puedan ser tratadas con bajo riesgo: “Esto es lo que ha hecho la gran diferencia en los últimos 25 años, porque actualmente tenemos tecnología para tratar efectivamente esas metástasis con bajo riesgo para el paciente”, dice.

El especialista se refiere a la radioterapia robótica estereotáxica, administrada mediante el equipo CyberKnife M6, que marca una gran diferencia frente a otras alternativas de tratamiento.

“La herramienta que se utilizaba habitualmente era la cirugía, es decir, extirpar las lesiones metastásicas. Eso puede llegar a ser complejo, considerando que el paciente muchas veces no está en las condiciones adecuadas para una intervención quirúrgica”, explica el Dr. Pablo González.

Con CyberKnife M6, en cambio, se realiza un tratamiento indoloro, y ambulatorio, que va de 1 a 5 sesiones, de 2 horas de duración. “Este robot, único en Chile, puede seguir los patrones respiratorios de las personas durante el tratamiento, asegurando un mínimo riesgo de daño a cualquiera de los tejidos sanos y la máxima certidumbre posible de eliminar las células tumorales a las que se enfoca, con precisión submilimétrica”, comenta el Dr. Moisés Russo.

Según explica, los beneficios de tratar a pacientes oligometastásicos con esta tecnología se relacionan con mejorar y aumentar su sobrevida, pero también con el hecho de dar mayores oportunidades a las terapias que recibe.

“A medida que los pacientes oncológicos van progresando en su enfermedad, las líneas de tratamiento se van agotando. Pensemos en alguien que se está tratando con quimioterapia, pero algunos sitios no están respondiendo a ella: tratar sólo esos focos específicos con CyberKnife permite que el paciente se mantenga en quimioterapia por más tiempo, lo que redunda en agotar las líneas de tratamiento de manera más lenta”, dice.

“Este es un método no invasivo, proporcional y económico, si se le compara con otras terapias, especialmente indicado para tratar a un conjunto de pacientes que pueden tener la esperanza de mejorar sus pronósticos, a pesar de que su enfermedad ha avanzado”, finaliza el Dr. González.

Noticia siguiente
Gire su dispositivo móvil Estimado usuario, nuestro sitio ha sido oprimizado para una visualización vertical. Gire su dispositivo y siga navegando.